//
you're reading...
LIBIA

LIBIA ULTIMA HORA 3 MAYO 2011

Los libios hacen la revolución, y otros se quedan con la plata

16:26 14/03/2011
Columna semanal por Armando Pérez

Entre las noticias relacionadas con Libia, algunos medios de información en Rusia y el exterior comentan las medidas emprendida por algunos gobiernos occidentales para contener la contraofensiva del líder  libio, Muamar Gadafi cuyas tropas paulatinamente recuperan el control sobre las ciudades donde días antes triunfó la revolución.

En particular, la congelación o arresto de cuentas de bancos y activos supuestamente pertenecientes a Gadafi, sus familiares o su entorno, con el objetivo debilitarlo económicamente e impedir que compre más armas para aplastar la rebelión y conservar el poder en Libia.

Aunque teóricamente, Gadafi ya no puede comprar más armas porque las sanciones impuestas recientemente por el Consejo de Seguridad de la ONU incluye un embargo total a la venta de armas al régimen líbio en momentos  cuando la situación en el país árabe  depende de la capacidad de combate de cada una de las partes enfrentadas.

El apoyó al régimen de sanciones contra Libia ya supuso pérdidas para Rusia por concepto del incumplimiento de contratos de venta de armas anteriormente suscritos con las autoridades libias.

Y otros países de Europa, también asumen pérdidas tras suspender  cláusulas de mantenimiento, entrega de repuestos y modernización de armamento vendido al ejército de Gadafi por empresas de  Italia, Alemania, Bélgica y España, entre otros.

El gobierno de Italia concedió a Gadafi licencias para exportar cazas, bombarderos por 107 millones de euros, porque el gobierno de Libia es accionista de la italiana Finmeccanica,  la octava empresa productora de armas en el mundo,  que cuenta con fábricas de helicópteros en el territorio libio.

En 2009, Alemania vendió a Libia armamento por 83,5 millones de euros entre vehículos todoterreno, helicópteros, radares, y armamento en capacidad de inutilizar la muy mencionada  zona de exclusión aérea, como proponen algunos países europeos y los cancilleres de los países miembros de la Liga Árabe en una cumbre celebrada la semana pasada en El Cairo.

Y no obstante la seguridad de que nadie vende o venderá más armas a Gadafi, la cruzada internacional contra las reservas de divisas libias y sus activos en el exterior parece que tiene motivos diferentes.

Y no es para menos, en las actuales circunstancias, Libia es un bocado suculento y absolutamente indefenso  porque cuando salga Gadafi, nadie puede demostrar con papeles en la mano quién es el dueño o responsable de 200.000 millones de dólares  de reservas internacionales, al menos  430.000 millones invertidos en Europa y Estados Unidos y la novena reservas de hidrocarburos más grande del mundo.

Hasta que estalló la revolución en Libia, el administrador de esa renta era Gadafi y como ahora, el consenso mundial es que el coronel libio debe dimitir, por lógica las riquezas libias deben pasar a las nuevas autoridades.

El problema es que “esas autoridades” no existen en absoluto.

Para provecho de los codiciosos, la actual situación en Libia conduce a un callejón sin salida o a compromisos arriesgados a muy largo plazo,  porque las amorfas fuerzas revolucionarias que se perfilan como representantes del pueblo libio apenas han sido reconocidas en Occidente como “interlocutores” sin ningún atributo de legitimidad.

Y mientras aparezca esa “legitimidad” que cumpla los requisitos que exige Occidente puede pasar mucho tiempo.

Mientras tanto, los gobiernos de los países civilizados preocupados de palabra, pero sin mover un dedo para detener la guerra civil en Libia comenzaron unilateralmente la repartición del pastel.

Con la precisión de francotiradores, los gobiernos volcaron todo el poder de su legislación para congelar los fondos de la Autoridad Inversora Libia (LIA, por sus siglas en inglés), fondo soberano con inversiones en sectores claves de la economía mundial.

LIA tiene acciones del banco Unicredit, del consorcio automovilístico Fiat y hasta parte del Club de Fútbol Juventus de Turín.

Precisamente LIA y no Gadafi figura como la mayor accionista de la empresa Libyan Italian Advanced Co, subsidiaria de Finmeccanica que  fábrica helicópteros en plantas en Libia.

Considerado el 13º mayor fondo soberano del mundo, LIA también tiene inversiones en Inglaterra con acciones en HSBC, la mayor entidad bancaria del Reino Unido; y es el quinto accionista del grupo Pearson, propietario del diario Financial Times (FT).

El fondo libio tiene participaciones en la petrolera Royal Dutch Shell, en la banca Standard Chartered, en Vodafone y en British Petroleum, que tiene concesiones petrolíferas e inversiones superiores a los 1.000 millones de euros en Libia.
LIA también tiene inversiones importantes en EEUU más que todo en empresas como Exxon, Chevron, Pfizer, Xerox, Halliburton y Honeywell, del sector aeroespacial.

Al comenzar la campaña contra LIA, algunos expertos en Rusia comparten la opinión del presidente de Venezuela Hugo Chávez cuando afirmó que muchos gobiernos aprovechan la situación en Libia para sacar provecho a costa del capital libio invertido en el exterior mientras aparecen los nuevos dueños legítimos.

En consecuencia, Alemania, Canadá Austria y Suiza   ya congelaron cuentas de Gadafi, sus familiares y entidades Libias y EEUU también congeló fondos libios por un monto de 30.000 millones de dólares.

El problema es que cada uno de esos gobiernos no explica las implicaciones de las medidas impuestas y en el mejor de los casos, afirman que se trata de la suspensión total de transacciones y el pago de dividendos.

El ministro de Economía, Rainer Brüderle, quién ordenó el bloqueo de las cuentas del Banco Central, del Libyan Foreign Bank, y LIA en Alemania garantizó que las cuentas permanecerán bajo custodia hasta que la situación Libia se aclare y el capital pueda ser puesto en manos de autoridades reconocidas por el pueblo libio.

Pero los expertos rusos afirman que la congelación de fondos más que todo impide a los actuales propietarios (Gadafi) utilizar esos fondos y que es muy difícil la transferencia a “nuevos” dueños.

Como ejemplo citan el pleito de las autoridades de Haití que desde 1989 reclaman sin éxito la devolución de las cuentas depositadas en bancos de Suiza del ex dictador Jean-Claude Duvalier, o Mobutu, ex presidente de Zaire.

A pesar de que las nuevas autoridades en Egipto ya presentaron las demandas correspondientes, las autoridades helvéticas no han congelado las cuentas del derrocado presidente Hosni Mubarak.

Técnicamente la parte ejecutora del embargo responde por  el valor nominal del capital, y no de los dividendos o pérdidas que puede ocurrir durante el bloqueo de esos activos.

Queda la esperanza en que los gobiernos occidentales devolverán al pueblo libio esos fondos que para ellos significa, progreso y bienestar, que es por lo que actualmente luchan los que se levantaron en armas contra Gadafi.

Suiza descubre fortuna presuntamente perteneciente a Gadafi

 Lunes, 2 de mayo de 2011
  • El gobierno suizo aseguró haber descubierto activos potencialmente ilegales por valor de US$415 millones que podrían pertenecer al líder libio Muamar Gadafi.

El ministerio de Relaciones Exteriores dijo que las autoridades financieras habían vinculado también unos US$500 millones al ex presidente egipcio, Hosni Mubarak, y otros US$70 millones del depuesto presidente tunecino, Zine El Abidine Ben Ali.

El ministerio dijo que los activos han sido congelados y que tanto Egipto como Túnez ya están en busca de su restitución.

La noticia se dio a conocer después de que el gobierno suizo ordenara a las instituciones financieras del país informar de cualquier activo potencialmente sospechoso vinculado a los tres líderes del norte de África.

PARA EVITAR QUEDARSE SIN FONDOS

Los rebeldes libios negocian préstamos con EAU y Qatar

BENGHAZI, 3 May. (Reuters/EP) –

Los rebeldes libios mantienen conversaciones con Emiratos Árabes Unidos (EAU) y Qatar para conseguir préstamos con los que cubrir los gastos de la guerra y de su administración, ha declarado el portavoz rebelde, Abdel Hafiz Ghoga.

“En el caso de que el desbloqueo de los fondos lleve mucho tiempo, pediremos préstamos a países aliados, así como la ayuda que estamos obteniendo de países amigos”, dijo Ghoga, en referencia a los fondos del Gobierno libio congelados por la comunidad internacional.

El portavoz añadió que han comenzado las negociaciones con EAU y Qatar. Precisamente, se trata de los dos únicos estados árabes que participan en la misión militar, que ha recibido el rechazo de la Liga Árabe. Los rebeldes afirman a su vez que Kuwait ha accedido a aportar 177 millones de dólares (casi 120 millones de euros).

El Consejo de Transición Nacional –órgano ejecutivo rebelde– cuenta con los fondos suficientes para pagar los salarios de abril, pero atravesará dificultades para pagar los de mayo si antes no recibe ayuda.

El conflicto se está prolongando más de lo previsto y ahora parece sumido en un punto muerto. Las fuerzas leales al mandatario libio, Muamar Gadafi, mantienen el sitio contra localidades del oeste y la línea de frente del este no está experimentando grandes movimientos.

El Consejo ha pedido a la comunidad internacional que descongele urgentemente los fondos oficiales paralizados en el extranjero para evitar quedarse sin dinero con el que gestionar el Ejecutivo paralelo, que tiene su capital en Benghazi. A esto hay que sumar que las exportaciones de petróleo continúan suspendidas.

El asunto de los fondos congelados será abordado esta misma semana en Roma, con motivo de un encuentro entre países occidentales y de Oriente Próximo.

La OTAN comienza la cacería contra Gadafi para ganar su guerra en Libia

10:05 02/05/2011
Columna semanal por Armando Pérez

Los países de la coalición internacional con ayuda de la OTAN, el bloque militar más poderoso del planeta, comenzó la cacería para aniquilar al líder libio Maumar Gadafi, la única salida para ganar la guerra que desataron en el país africano.

Mientras que toda la prensa busca nuevos detalles sobre el bombardeo de la OTAN que causó la muerte de un hijo y nietos del líder libio, Maumar Gadafi, fuentes oficiales en Bruselas afirman que el bloque atlántico no quiere aniquilar civiles con sus ataques aéreos contra Trípoli.

Según el portavoz del gobierno de Libia, Musa Ibrahim, el pasado sábado, aviones de la OTAN bombardearon una residencia en la que se encontraba el líder libio Maumar Gadafi, su esposa, y familiares, en el barrio Bab al Azizia, en Trípoli.

Hibrahim precisó que Gadafi  y su esposa resultaron ilesos, y que a consecuencia del ataque, murió Saif al Ara Gadai,  sexto hijo del líder libio y tres de sus nietos

Al Arab, de 29 años, estudiaba economía en una universidad,  y a diferencia del resto de sus hermanos, no ocupaba ningún cargo en el gobierno de su padre.

“Lo que tenemos ahora es la ley de la jungla”, dijo Ibrahim en una rueda de prensa. “Creemos que está claro para todos que lo que está pasando en Libia no tiene nada que ver con la protección de la población civil”, dijo el funcionario en alusión a los argumentos de la OTAN para emprender su campaña bélica contra Gadafi.

El bombardeo contra Trípoli fue la respuesta de la OTAN a la reciénte propuesta de paz de Gadafi, que por lo visto, irritó profundamente a la élite política de los países que promueven la aventura bélica contra el país africano.

“No nos rendiremos, los invito a negociar. Si ustedes quieren el petróleo, vengan para que firmemos acuerdos con sus empresas, pero no merece la pena hacer una guerra”, propuso Gadafi.

El líder libio reprochó el doble rasero de algunos países que hasta hace poco sostuvieron relaciones muy amistosas tras abtener proyectos económicamente ventajosas con su gobierno, como Italia.

“¿Dónde está el tratado de amistad y el acuerdo de no agresión? -preguntó- ¿Dónde está mi amigo Silvio Berlusconi?, ¿Dónde está el Parlamento italiano?”, inquirió el líder libio en abierta referencia a los acuerdos bilaterales libio-italianos suscritos entre los gobiernos de ambos países, e incluso ratificados por el legislativo italiano.
Entre tanto, el el teniente general Charles Bouchard, responsabe de las operaciones de la OTAN en Libia confirmó los bombardeos contra Trípoli pero no confirmó la muerte de los parientes de Gadafi.

“Todos los objetivos de la OTAN son de naturaleza militar (…) no atacamos a individuos”, dijo el militar en un comunicado. “Soy consciente de los informes sin confirmar publicados por los medios de comunicación que aseguran que algunos miembros de la familia de Gadafi han fallecido en el ataque.
Lamentamos toda pérdida de vidas humanas”.

Según expertos en Rusia, ante la imposibilidad de una victoria a corto plazo por la oposición libia arrinconada en Mistrata y Bengasi, la única opción de la OTAN es aniquilar a Gadafi.
Sin el carismático coronel, es poco probable que alguno de los hijos de gadafi u otros alto funcionario de surégimen logre consolidad el gobierno de su padre y para la OTAN y la oposición , será más fácil entablar negociaciones de paz con los representantes de Gadfi y la población libia que lo respalda.

La cacería de Gadafi se convierte en una misión muy difícil de ejecutar  porque como ocurrió con el bombardeo del sábado en Trípoli,  el riesgo de muertes de civiles es muy alto, y cada golpe fallido de la OTAN perjudica su imagen como defensor exclusivo de la población civil.

Fuentes de los servicios secretos secretos rusos citados por la prensa moscovita afirman que para liquidar  a Gadafi será necesario el trabajo de especialista en misiones subversivas y expertos en comunicaciones y espionaje electrónico para descubrir el paradero de Gadafi en el territorio libio.

Con ayuda de sistemas de escucha e información obtenida por agentes infiltrados en el gobierno libio, el objetivo es establecer las coordenadas de los escondites de Gadafi y remitirlos los más rapido posible al comando de la OTAN, para ejecutar ataques con misiles de alta precisión con cazas de la OTAN,
o los aviones sin pilotos recientemente cedidos por EEUU a la OTAN para su campaña en Libia.

Entre tanto, en el frente de combate la situación se complica porque las tropas Gadafi combaten contra los rebeldes y el Ejército de Túnez, en la zona fronteriza Dehiba, en territorio tunecino.
Los combates en la frontera libio-tuncina impide la salida de refugiados creando una situación humanitaria grave, según advirtió  el Alto Comisionado de Derechos Humanos para los Refugiados (ACNUR).

Mientras, continúa el asedio contra Misrata con intensos combates en la zona del aeropuerto donde se han refugiado residentes extranjeros a la espera de abandonar Libia.

La muerte del hijo de Gadafi atiza las críticas contra la OTAN en Libia

Moscú acusa a la Alianza de “rebasar el mandato” de la ONU. Cameron afirma que los bombardeos persiguen “evitar la muerte de civiles”
Mundo Islámico – 02/05/2011 6:30 – Autor: Redacción – Fuente: Público
Daños causados a la residencia de Gadafi por el bombardeo de la OTAN en la noche del sábado. -AFP
Daños causados a la residencia de Gadafi por el bombardeo de la OTAN en la noche del sábado. -AFP

La muerte del hijo menor de Muamar Gadafi, Saif al Arab, y de tres de sus nietos en un bombardeo de la OTAN en Trípoli ha disparado la tensión en Libia y ha reavivado las críticas, dentro y fuera del país, contra la intervención militar de la Alianza Atlántica.

La televisión estatal libia mostró imágenes de manifestantes en Trípoli que portaban retratos de Al Arab y gritaban consignas contra “los países occidentales asesinos”.

Mientras, los residentes de Misurata aseguraban que los ataques de las tropas leales al régimen se habían intensificado tras conocerse las muertes.

Un portavoz rebelde confirmó el recrudecimiento de la ofensiva gadafista y denunció que habían atacado el puerto cuando un barco con ayuda humanitaria estaba descargando su mercancía.

El vicario de Trípoli confirma el fallecimiento de Saif el Arab

“Consecuencias nefastas”

Fuera de Libia, Rusia fue, una vez más, el país que condenó con mayor dureza el ataque. El Ministerio de Exteriores ruso denunció en un comunicado que la OTAN “ha rebasado el mandato de la resolución 1973 del Consejo de Seguridad de la ONU”. Además, Moscú recordó que ya había advertido de los riesgos de los bombardeos: “El uso desmesurado de la fuerza conduce a consecuencias nefastas y a la muerte de personas inocentes.

“Cada vez hay más pruebas que indican que el objetivo de la coalición antilibia es la destrucción física de Gadafi”, declaró a la televisión qatarí Al Yazira Konstantin Kosachyov, asesor del Kremlin.

Los partidarios del régimen condenan el “asesinato” en las calles de Trípoli

Por el contrario, la Alianza Atlántica negó que dispare contra “objetivos individuales”. El jefe de la misión en Libia, el canadiense CharlesBouchard, lamentó “todas las pérdidas humanas”. Reconoció que había sido informado del fallecimiento de “algunos miembros de la familia de Gadafi”, pero apuntó que eran “noticias sin confirmar”. También tenían dudas los rebeldes, que a primera hora de ayer calificaron el anuncio de “propaganda” y “mentira”.

Su defunción fue confirmada por el vicario apostólico de Trípoli, el obispo Giovanni Innocenzo Martinelli. Las auto-ridades libias le condujeron frente al cadáver de Al Arab, al que identificó. El escepticismo de los rebeldes disminuyó, aunque no desapareció del todo, tras escucharle y algunos salieron a celebrarlo por las calles de Bengasi, la capital de facto de la insurgencia.

El primer ministro británico, David Cameron, reforzó el mensaje de la Alianza: “Los objetivos de la OTAN son claros, están dentro de la resolución de la ONU”. Al ser preguntado, Cameron precisó: “Para evitar la pérdida de vidas civiles estamos atacando la maquinaria de guerra de Gadafi, lo que incluye tanques, armas, lanzacohetes y centros de comando y control”.

La Alianza niega estar disparando contra “objetivos individuales”

Alejado de la política

Numerosos expertos pusieron en duda las declaraciones de la OTAN y advirtieron de las posibles consecuencias.

A diferencia de otros de sus hermanos, Al Arab se mantenía alejado de la política. A sus 29 años, el benjamín de Gadafi era casi un desconocido para gran parte de los libios y su nombre se asociaba más a fiestas nocturnas en Alemania, donde estudiaba, que a la vida pública en Trípoli.

“Su muerte es un grave error estratégico. Militarmente es insignificante, pero diplomáticamente es desastrosa”, afirmó a la BBC Shashank Joshi,miembro del Royal United Services Institute. Joshi señaló que Gadafi sacará partido del ataque, igual que “ya hizo en 1986 en otro bombardeo a la misma residencia”. En aquella ocasión, misiles estadounidenses segaron la vida de una niña, a la que Gadafi identificó como hija adoptiva suya, e involuntariamente contribuyeron a que “el coronel se convirtiese en un símbolo de rebeldía” ante Occidente.

Bossi amenaza a Berlusconi con hacer caer el Gobierno si no retira los aviones

“Está claro que la Alianza quiere hacer sentir inseguro a Gadafi”, señala Tomas Valasek, investigador del think tank británico Centro para la Reforma Europea. “Está llevando a cabo una gran presión política y física sobre él”, añade.

Sin embargo, la presión internacional no ha hecho cambiar de opinión al líder libio en el pasado. En cada comparecencia desde el inicio de la intervención militar, hace ya más de dos meses, Gadafi se ha negado a abandonar el poder, que ostenta desde hace 42 años.

Divisiones en la OTAN

No ocurre lo mismo con los socios de la OTAN. Los intentos de Gran Bretaña, Francia y EEUU de conseguir refuerzos de otros países de la coalición han sido infructuosos. Y el asalto acrecentará las reticencias, augura Joshi: “Enfadará a los miembros de la OTAN más cautos, como Alemania y Turquía, y provocará la ira de la opinión pública en países árabes y africanos”.

Italia, que finalmente había aceptado enviar aviones a terri-torio libio, es posible que dé marcha atrás por la presión de sus socios de Gobierno. El líder de la Liga Norte, Umberto Bossi, ha amenazado con “hacer caer el Gobierno” si el primer ministro, Silvio Berlusconi, no ordena la retirada de Italia de la operación militar. “Los bombardeos no sirven para nada. Sólo matas gente”, sentenció Bossi.

El apoyo aliado a los insurgentes libios suscita dudas sobre su legalidad

Los últimos contraataques prueban que las tropas de Gadafi no han empleado todavía sus últimos cartuchos.
Internacional – 30/03/2011 7:38 – Autor: Gara – Fuente: Gara
La paralización de los pozos de petróleo libios, un problema para los países consumidores, especialmente europeos
La paralización de los pozos de petróleo libios, un problema para los países consumidores, especialmente europeos

El apoyo a las fuerzas de la rebelión en Libia con los ataques aéreos de la coalición aliada pone en duda la legalidad de la intervención al superar el mandato de la resolución de la ONU para proteger a la población civil. De hecho, los rebeldes han ido avanzado hacia el oeste al amparo de los bombardeos.

Los miembros de la coalición acordaron ayer que el futuro para Libia pasa por la salida de Gadafi del país.

Mientras los representantes de la coalición internacional contra Gadafi debatían en Londres los objetivos reales de la operación militar que han iniciado bajo el argumento de la protección de la población civil, las dudas sobre el fin último de esta intervención se extienden, a la vez que las declaraciones sobre si se trata de expulsar del poder y del país a Muammar al-Gadafi.

Los bombardeos de la coalición aliada sobre Libia pueden carecer de justificación legal desde el punto de vista del derecho internacional, según el ex alto representante para Bosnia y Herzegovina, Paddy Ashdown. El «apoyo continuado (a las tropas rebeldes) parece estar desembocando en apoyo a un cambio de régimen, lo que rebasa la resolución del Consejo de Seguridad» de la ONU, afirma Ashdown, citado por el diario «The Guardian».

También el profesor de derecho internacional del University College London Philippe Sands cree que va a resultarles difícil a los países de la coalición anti-Gadafi justificar legalmente sus acciones militares con el calificativo de «preventivas».

«Es difícil desde el punto de vista del derecho internacional defender el empleo preventivo de la fuerza para proteger a civiles de una amenaza que podría ocurrir en un futuro», explicó el profesor británico.

Su colega Nicholas Grief, director de estudios de derecho en la Universidad de Kent, cree posible, aunque difícil, que se trate de llevar la materia al Tribunal Penal Internacional. Para Grief, con los últimos ataques la coalición parece haberse puesto claramente de parte de los rebeldes y «puede haberse extra- limitado». Esos y otros expertos en derecho internacional consultados por «The Guardian» indican que la coalición puede haber rebasado los límites acor- dados por la resolución de la ONU, que hablaba sólo de «tomar todas las medias necesarias… para proteger a los civiles y áreas pobladas por civiles de las amenazadas de ataque».

El brazo armado de la rebelión

El ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguei Lavrov, cuyo país se abstuvo en la votación de la resolución del Consejo de Seguridad, ya advirtió de que «la intervención en lo que es esencialmente una guerra civil interna no está sancionada por la resolución» de la ONU.

Pero el secretario de Estado del Foreign Office británico, Alistair Burt, defendió los bombardeos: «Las fuerzas de Gadafi han amenazado a civiles mediante el avance de su maquinaria militar. Y como se ha visto, hemos tomado medidas para acabar con esa amenaza».

En su misma línea, Malcolm Shaw, del centro Lauterpacht de derecho internacional en la Universidad de Cambridge, cree que las acciones contra objetivos militares están justificadas «dado que hay concentraciones de tropas libias que siguen representando una amenaza creíble a la población civil» y «la resolución del Consejo de Seguridad no habla de proteger a civiles de ataques, sino de la amenaza de ataques».

De hecho, la multiplicación de los ataques aéreos contra las tropas libias han convertido a la coalición internacional en «el brazo armado de la oposición» al permitir a los rebeldes desorganizados seguir su contraofensiva hacia el oeste desde su bastión en Bengasi.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, afirmó en su discurso del lunes que el objetivo no es derrocar al coronel Gadafi por las armas porque «sería un error», aunque no se refirió a posibles medios «no militares para forzar un cambio de régimen». El Pentágono asegura que no tiene contactos con la oposición, pero los ataques de la aviación han tenido como objetivo la apertura de las rutas a los rebeldes justo allí donde lo necesitaban.

«Seguro, los aviones franceses van a ocuparse de ellos por la noche» confesaba el lunes a France Press Amir Manosur, un combatiente rebelde que se retiraba desde Sirte .

«Está claro que se benefician de nuestras acciones, pero no nos coordinamos con ellos», insistió el vicealmirante Gortney.

Casi todas las misiones aéreas suponen ataques. El lunes 107 de las 178 salidas de la aviación tenían la misión de atacar. Así han acabado con la mayor parte de los radares, defensas anti aéreas y centros de mando libios, y ahora se centran en las tropas de tierra de Gadafi.

«El objetivo de facto de derrocar a Gadafi es conocido y, sin duda aceptado, pero resulta complicado decirlo en voz alta», opina Thomas Donnelly, experto del Instituto de Empresa Americana, un centro de reflexión conservador.

«Gadafi debe irse»

Éste fue una de los temas claves de la reunión ayer en Londres del denominado grupo de contacto, que agrupa a 36 países, la OTAN y la ONU, y que celebrará su próxima reunión en Qatar. Este país árabe, junto a Emiratos Árabes Unidos, fueron excepción en la tibia presencia árabe en la conferencia. Sólo siete de los 24 socios de la Liga Árabe estuvieron presentes y, excepto los mencionados, sólo llevaron a embajadores y no a ministros de Asuntos Exteriores.

El primer ministro británico, David, Cameron, como anfitrión del encuentro ,evocó el triple objetivo de reafirmar nuestro compromiso con la resolución de la ONU» que autoriza la intervención militar para proteger a los civiles, «acelerar el camino de la ayuda humanitaria» y ayudar a la población libia a definir su porvenir».

Al término de la reunión el jefe de la diplomacia italiana, Franco Frattini, subrayó que se había alcanzado la unanimidad en torno a que la solución implica que «Gadafi debe abandonar el país», y matizó que eso no quiere decir «impunidad».

El jefe de la diplomacia británica William Hague, añadió que en la conferencia no se habló de la posibilidad de armar a la oposición a las fuerzas de Gadafi, aunque consideró que sería legítimo de acuerdo con la resolución 1.973. La secretaria estadounidense de Estado, Hillary Clinton, sí defendió la legalidad de una eventual decisión de armar a las fuerzas de oposición, aunque aseguró que el asunto no se trató en la conferencia.

«Armar a los rebeldes»

Su interpretación de la resolución de la ONU es que «enmendó o anuló la prohibición absoluta de armar a cualquier persona en Libia, de manera que pudiera haber una transferencia legal de armas si un país decidiera hacerlo».

El Gobierno francés está dispuesto a discutir con otros socios de coalición la posible entrega de armas a los rebeldes, aunque entiende que este paso no forma parte de la resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, según el ministro de Asuntos Exteriores galo, Alain Juppé.

El secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, en cambio, opinó que la OTAN está para proteger a la población, no para armarla» y añadió que la resolución de la ONU es muy clara en ese sentido.

Los rebeldes, representados por el Consejo Nacional de Transición (CNT), no estaban invitados pero su representante, Mahmoud Jibril, pudo reunirse con Hillary Clinton y sus homólogos británico, William Hague, y francés, Alain Juppé.

El CNT recordó su rechazo a que el coronel Gadafi o cualquier miembro de su familia «se incluya en el proceso político que debería traer la democracia a Libia» y admitió que las armas que pueda suministrar la comunidad internacional a los rebeldes serán «bienvenidas».

El CNT prometió «elecciones libres y justas» y subrayó su aspiración de «un Estado unido, libre y moderno», descartando la división del país.

Poco antes de la reunión del grupo de contacto, el coronel Gadafi reclamó a la coalición que cesara su operación militar «bárbara y maléfica», que comparó con las campañas de Hitler.

Sustituir el petróleo libio no será fácil

La paralización de los pozos de petróleo libios constituye un quebradero de cabeza para los países consumidores, que buscan una solución para compensar una fuente de crudo muy apreciado por los refinadores. Después de un mes de conflicto, el mercado petrolero mundial se ha visto privado de 1,3 millones de barriles de petróleo que exportaba el país, en su mayor parte hacia Europa.

Esto representa un 1,5% del consumo total de petróleo del planeta, lo que, en principio, no parece muy difícil de sustituir. Arabia Saudí, primer país productor de la OPEP, se ha mostrado dispuesto a aumentar en 3,5 millones de barriles diarios su producción si fuera necesario. Pero en realidad, el crudo disponible en el reino saudí es de una calidad menor que el que se encuentra bajo el suelo libio, que es más ligero, con menor contenido en azufre y con el que se obtiene carburante de forma más fácil y menos costosa.

Los consumidores se han visto obligados a evaluar otras opciones, ya que, según la petrolera Total reactivar la producción de hidrocarburos en Libia tardará mucho tiempo. «Los crudos más parecidos, aunque no idénticos, se encuentran en Argelia, Angola y Nigeria», según Bhushan Bahree, analista del gabinete especializado IHS Cera. La demanda del petróleo de estos países se disparó desde el inicio de la crisis, aumentando los precios. Pero no carece de riesgos. En Argelia también hay protestas que reclaman reformas y en Nigeria, las instalaciones petrolíferas son objetivo regular de los grupos rebeldes.

MEDIADOR

El ministro italiano de Asuntos Exteriores, Franco Frattini, afirmó en Londres que su Gobierno se ha ofrecido como mediador para conseguir el alto el fuego y para gestionar el exilio de Muamar al-Gadafi en algún país africano. Su homólogo británico dijo que no está buscando un país que acoja al líder libio, pero no excluye que otros lo hagan.

Relación diplomática

Washington va a enviar rápidamente un emisario a Bengasi, núcleo de la rebelión libia, y la secretaria de Estado, Hillary Clinton, junto con Hague y Alain Juppé, se reunió en Londres con los representantes de la oposición. París ha anunciado incluso el envío de un embajador a Bengasi.

REFUGIADOS

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados, informó sobre barcos desamparados en el Mediterráneo con personas a bordo que huyen de Libia. En la noche del lunes llegaron un millar más de a Sicilia y Lampedusa, donde la situación es ya «insostenible».
Las tropas de Gadafi obligan a los rebeldes a un caótico repliegue

Cuando esperaban el apoyo aéreo para entrar en Sirte, la ciudad natal de Muamar al-Gadafi, los rebeldes fueron repelidos a 50 kilómetros de la misma y se replegaron caóticamente hacia Bin Jawad, situada a unos 150 kilómetros al este.

Posteriormente se retiraron hasta Ras Lanuf, a 360 kilómetros al oeste de Bengasi para protegerse de los bombardeos de la artillería y esperar los bombardeos de la aviación aliada, según el portavoz de los sublevados, Mohamed Kablan.

Desde el pasado fin de semana, los insurgentes han ido avanzando por la línea costera hacia el oeste desde Bengasi, amparados por los bombardeos de la coalición internacional. Según el corresponsal de la BBC en Ajdabiya, los rebeldes se encontraron con una fuerte resistencia a 50 kilómetros de Sirte.

Fuentes de los rebeldes admitieron que tomar la ciudad se ha vuelto particularmente difícil porque sus habitantes apoyan a Gadafi, lo que complica a la coalición justificar un bombardeo para proteger a la población civil.

Las fuerzas gubernamentales atacaron con ametralladoras y cohetes. Los combatientes de la oposición se pusieron a cubierto en las dunas para responder a los disparos antes de subirse a los camiones y tomar a toda prisa la carretera hacia Bin Jawad. Mientras huían, varios proyectiles impactaban cerca de la carretera.

Este contraataque puede ser la señal de que las tropas de Gadafi no han empleado todavía sus últimos cartuchos. Aún disponen de batallones bien formados, que pueden utilizar para contraatacar o para replegarse sobre Trípoli y organizar su defensa. Entre ellas la 32 brigada comandada por Ghamis Gadafi, uno de los hijos del líder libio.

La OTAN destruye al menos 10 tanques y vehículos de Gadafi cerca de Zintan

ARGEL, 2 May. (Reuters/EP) –

La aviación de la OTAN destruyó esta pasada noche al menos diez carros de combate y vehículos del Ejército del líder libio, Muamar Gadafi, cerca de Zintan, una importante ciudad del noroeste de Libia en poder de los rebeldes, según informaron este lunes fuentes opositoras.

“La OTAN atacó este noche la zona este de la ciudad, hemos contado hasta doce misiles que impactaron en tierra”, declaró desde Zintan un portavoz rebelde, Abdulramán, a Reuters. “Un total de diez a doce carros de combate y vehículos quedaron destruidos”, añadió.

Nueve buques de la OTAN rastrean minas colocadas por fuerzas leales a Gadafi en el puerto de Misrata

  • La Alianza dice que es “ilegal e irresponsable” que las fuerzas del régimen coloquen minas para cortar la ayuda humanitaria

   BRUSELAS, 2 May. (EUROPA PRESS) –

Nueve buques de limpieza de minas que participan en la operación de la OTAN Protector Unificado en Libia rastrean en torno a las aguas del puerto de Misrata, la tercera ciudad más grande de Libia y la única que controlan los rebeldes al régimen de Muamar Gadafi, una mina colocada por las fuerzas leales al régimen, ha informado la Alianza en un comunicado.

Los buques de la OTAN ya lograron recuperar y destruir el viernes pasado dos de las tres minas localizadas en aguas próximas al puerto de Misrata en un primer momento, aunque el tercer artefacto identificado no pudo ser recuperado a tiempo. Buques de la OTAN interceptaron entonces a cuatro embarcaciones pequeñas de fuerzas leales a Gadafi que lanzaron las minas cerca de las aguas del puerto.

Los nueve buques aliados participan ahora en labores de rastreo en torno a las aguas del puerto para “localizar y destruir esta mina y rastrear la zona para detectar más posibles amenazas”, según explica el comunicado.

La OTAN asegura que se trata de “minas pequeñas y difíciles de detectar, pero que pueden provocar gran daño a los barcos y ha acusado al régimen de Trípoli de “intentar cortar”la ayuda humanitaria con este tipo de acciones que considera “ilegal e irresponsable” porque “la parte parte” de las mercancías que entran y salen del puerto “es ayuda para los ciudadanos libios”.

Al menos dos barcos pudieron salir del puerto y un buque con ayuda humanitaria pudo entrar en el puerto y descargar la ayuda con seguridad durante el fin de semana, según la OTAN.

La fuerzas aliadas intercambian información con los barcos que se aproximan a la zona de forma regular y les mantiene informados de la amenaza de minas, pero compete a las autoridades portuarias de Misrata decidir si cierra el puerto o no.

Gadafi amenaza con utilizar armas químicas en Misrata

Los rebeldes libios piden a los oficiales de Bengasi máscaras protectoras y alertan de la intención del dictador de emplear sus arsenales tóxicos
03.05.11 – 00:03 –

LAURA L. CARO ENVIADA ESPECIAL | BENGASI.
  • En Misrata la gente reza a Alá pero cree en la OTAN para salir de esta. Tras dos meses de asedio, más de 600 muertos y mil heridos después del inicio de la guerra, la única gran ciudad en manos de los rebeldes del oeste libio controlado por Muamar Gadafi, se prepara para lo peor.
La embestida bélica del régimen -que se reanudaba con singular violencia el domingo, tras la supuesta muerte del hijo menor del coronel en Trípoli- se redoblaba ayer con la tentativa de las tropas leales de volver a entrar con los tanques a golpe de obús en el corazón de la urbe martirizada y los rumores de que el dictador se prepara para utilizar armas químicas.
«Hemos escuchado como todos que los soldados se están distribuyendo entre ellos máscaras antigás en la ciudad cercana de Zlitan», trasladaba desde Misrata el opositor Rida al-Montasser. No pocos actores, principalmente Londres y Estados Unidos, han expresado repetidas veces su preocupación ante la posibilidad de que el dictador emplee a fondo sus arsenales tóxicos contra la población si se ve atrapado. Y Gadafi ya ha denunciado dos intentos de asesinato por parte de la OTAN en lo que va de revuelta en Libia, el último el pasado sábado por la noche, a lo que ayer se sumaba la noticia de que las fuerzas estadounidenses habían dado por fin caza a Osama bin Laden.
Los militares rebeldes no tardaban en aplicar la ecuación a su terreno y en pedir el «siguiente paso». «Queremos que los americanos -decía su portavoz Ahmed Omar Bani- hagan lo mismo con Gadafi». En Trípoli podrían haber comenzado los planes de la huida hacia delante y, por si acaso, los sublevados de Misrata ya han pedido a los oficiales de la capital sublevada, Bengasi, que les manden por mar un cargamento de máscaras protectoras.
De por qué Misrata se ha convertido en blanco de la más volcánicas iras del sátrapa dan cuenta su situación en el mapa y las razones de sus habitantes. La localidad, de 500.000 residentes, es estratégicamente vital, y su permanencia en manos insurgentes impide al dictador tener bajo su control la continuidad del territorio oeste libio hasta Sirte, su feudo y ciudad natal. Paralelamente, la resistencia de Misrata se ha convertido en emblema y ejemplo que está inspirando coraje a otros enclaves opositores en el lado oriental, como Zintan y Zawiya. Un castigo ejemplar aplacaría los ánimos levantiscos en todas ellas.
Más allá, los nativos de Misrata sostienen que Gadafi tiene una cuenta pendiente con ellos por ser «unas gentes que siempre escapamos a su dominio, unos emprendedores que crecimos con el comercio del puerto sin pedirle permiso, al margen de Trípoli, y por eso no nos perdona», señala Abdala Zaeda, un empresario local de alfombras. Y la versión más extendida es que Gadafi va a por este pueblo porque no puede llegar hasta Bengasi.
100.000 desplazados

De momento, la mayoría de los ciudadanos del casco urbano de Misrata han abandonado sus casas, pero el cerco de los leales les ha impedido huir y alrededor de 100.000 desplazados permanecen hacinados con familiares y amigos en barrios periféricos como Sarmuk, Ramla o Kser Ahmed. A las ONG les resulta imposible llegar hasta ellos. «Nos tiene al alcance, querrá hacernos pagar por todos… si no fuera por la OTAN ya habría matado hasta al último de Misrata», plantea Marwan Abu Sami, un combatiente que custodia con un fusil un control junto al calcinado mercado de verduras del centro.
Allí mismo, la aviación aliada frenó a mediados de abril el avance de los blindados de Gadafi con un bombardeo que se recuerda como providencial.
La conquista de Misrata era un hecho, la masacre estaba asegurada dada la asimetría de fuerzas entre el nutrido repertorio armamentístico de las filas del coronel -su munición de 14,5 milímetros con capacidad antiaérea tapiza las calles de Misrata, diana también de todo tipo de cohetes, obuses y demás artillería pesada- y el raquítico arsenal rebelde.
Por eso, para los jóvenes libaneses erigidos contra su líder asesino, ir a luchar a esta ciudad significa el verdadero sacrificio por la defensa del bastión.
Asalto a bases militares

En barcos pesqueros que salen de Bengasi llegan por decenas procedentes del este pertrechados con granadas de mano recién compradas y Kalashnikov capturadas en el asalto a bases militares gadafistas abandonadas o adquiridas por 3.200 dinares, unos 1.800 euros.
En su travesía por mar transportan docenas más, envueltas en sacos y esterillas junto a montañas de cajas de balas, que poco podrán hacer de nuevo contra los tanques o si Gadafi desata la nube tóxica.
Según fuentes de la Casa Blanca, el coronel acumula 13,5 toneladas de gas mostaza de las 23 que se comprometió a destruir en 2003, cuando así lo acordó con el Gobierno de George W. Bush a cambio del levantamiento de las sanciones a Libia. Sadam Hussein ya lo utilizó en Irak para matar a 5.000 kurdos en 1988. Gadafi también cuenta con 1.300 toneladas de los precursores químicos necesarios para desarrollar armas de esa naturaleza almacenados en Rabta, una planta a 40 kilómetros de Trípoli.
El diario británico ‘The Telegraph’ publicó que también dispone de depósitos de gas sarín y el exministro de Justicia, Mustafá Abdel Jalil, ya señaló la posibilidad de que el régimen esconda ántrax o virus de viruela.
A la vista del ataque aliado que presuntamente mató al hijo de Gadafi, Ahmed Omar Bani, el portavoz militar rebelde, pronosticaba ayer que habrá «cambios muy buenos». Perspectiva más pesimista ofrecía la decisión de Turquía de evacuar su embajada después de que la de Italia y Reino Unido hubieran sido atacadas por afines al régimen.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: