//
you're reading...
ARTÍCULOS, kaos en la red, NOTICIAS ALTERNATIVAS, OPINION

Unos siembran el odio irracional en sus tertulias y otros al final …

Unos siembran el odio irracional en sus tertulias y otros al final …
Hay quien habla de tertulias de irresponsables y otros del “TDT Party” español:

Intereconomía, Esradio, Libertad Digital TV, Popular TV…
Kaos. Analisi de la Comunicación | Para Kaos en la Red | Hoy a las 10:21 | 1248 lecturas | 12 comentarios

http://www.kaosenlared.net/noticia/nos-odian-unos-senalan-siembran-odio-irracional-tertulias-otros-final-

El tiroteo de Arizona reaviva el debate sobre la violencia y la crispación en la política de EE UU

“Nos hemos convertido en una meca para el prejuicio y la intolerancia”, señala el sheriff del condado de Pima al referirse a su Estado
EL PAÍS – Washington – 09/01/2011

El tiroteo de Arizona, en el que murieron seis personas y resultó herida gravemente Gabrielle Giffords, ha reavivado el debate sobre la violencia y la degradación en la política estadounidense. Mientras la legisladora lucha por su vida en el hospital University Medical Center de Tucson tras recibir un disparo en la cabeza, cientos de personas se han movilizado para realizar vigilias esta madrugada.

El mundo político, sacudido por el ataque, se pregunta los verdaderos motivos que tuvo el joven identificado como Jared Lee Loughner, de 22 años, para abrir fuego contra la congresista y el grupo de gente que le acompañaba en un acto político. El sheriff del condado de Pima, Clarence Dupnik, lo tiene claro: sospecha que la congresista era el blanco principal del tiroteo. “Nos hemos convertido en una meca para el prejuicio y la intolerancia”, ha dicho Dupnik al referirse a Arizona, Estado que en los últimos años ha sido escenario del divisivo debate sobre la inmigración ilegal.

“Solo hay que ver cómo responden estos desequilibrados a la bilis que sale de ciertas bocas cuando hablan de acabar con el Gobierno”, ha dicho el sheriff, en referencia a Loughner, detenido como autor de los disparos. “Toda esa rabia, ese odio, la intolerancia que se están viendo en este país comienza a ser escandaloso”.

Giffords, de 40 años, fue tiroteada durante un acto público fuera de un supermercado de Tucson. Junto a la legisladora fueron heridas por los disparos otras 18 personas. En un primer momento se informó de la muerte de la congresista. Después de operarle de emergencia, los médicos se muestran optimistas de su recuperación, a pesar de que sigue en estado crítico.

El atentado contra Giffords, apenas tres días después de que tomara posesión de su cargo en un nuevo Congreso dominado por la oposición republicana, reproduce en este país escenas de violencia política que han acompañado dramáticamente a esta democracia desde su nacimiento. De nuevo, el tiroteo de un líder político pone sobre la mesa algunos aspectos siniestros de esta sociedad, de ciertos individuos y del efecto, sin duda indeseado, que el fragor del debate ideológico puede llegar a tener en mentes enfermas o fanatizadas.

La congresista aparecía en una lista que la cara más visibles del movimiento ultraconservador Tea Party, Sarah Palin, hizo pública el año pasado sobre los enemigos a batir en las elecciones de noviembre de 2010. Aunque la grosera presentación de esa lista -con dianas apuntando a los Estados de los congresistas mencionados y el ominoso título de “No se retiren, recarguen”- provocó las iras justificadas de muchas personas, la lista se refería a 20 congresistas que habían votado a favor de la reforma sanitaria y que pertenecían a distritos ganados por los republicanos en las presidenciales de 2008, es decir susceptibles de ser recuperados por la oposición en 2010.

Especulaciones y conexiones similares van a ser inevitables hasta que la investigación avance. Es indiscutible que el clima político en Estados Unidos se ha envenenado desde la aparición del Tea Party y, aunque este múltiple crimen sea únicamente la reacción individual de un personaje atrabiliario que llenaba Internet con absurdas reflexiones, el debate sobre la responsabilidad de la clase política está servido.

Tras la matanza de Arizona, el debate ha caldeado la Internet. Las redes sociales han bullido de comentarios sobre el tiroteo. El nombre de la congresista y el del autor de los disparos son trending topics mundial en Twitter.

Unos señalan con el dedo y otros disparan con sus armas

Ayer una congresista de Estados Unidos, la demócrata Gabrielle Giffords, sufrió un atentado del que quedó herida en la cabeza de un disparo. Hubo más heridos, y otras seis personas que no tuvieron tanta suerte pues murieron en el atentado. Esta congresista apoyó la reforma sanitaria de Barack Obama, que tanto enfureció a los sectores ultra-conservadores estadounidenses. Tanto que Sarah Palin, la nueva “lideresa” de la extrema derecha yanqui, llegó a hacer de este asunto uno de los motivos principales para potenciar el llamado Tea Party, como aglutinante de los sectores derechistas norte-americanos.

El Tea Party fue el protagonista principal de la campaña para las pasadas elecciones legislativas parciales de noviembre en Estados Unidos. Unas elecciones que han supuesto una gran derrota de Obama, al cosechar el descontento de los ciudadanos por la crisis. La nueva líder de los republicanos ha recrudecido sus ataques a los demócratas en esta campaña y posteriormente, haciendo del odio la principal arma contra sus adversarios. Sus seguidores usaron un mapa donde aparecen los candidatos a batir en esas elecciones, señalados con una diana, como hacen los amigos de los terroristas aquí en España en sus panfletos o pintadas. Entre los señalados se encontraba Gabrielle Giffords, como se puede ver sin ningún género de duda. Ellos niegan que se trate de una diana como las que se usa para hacer prácticas de tiro, pero podían haber usado otro símbolo y no lo han hecho, además de emplear esta señora y sus admiradores palabras claramente violentas cuando hablaban de sus adversarios: shoot (disparo), target (objetivo, blanco). Ahora alguien se ha tomado al pie de la letra estos “argumentos de campaña” y se ha decidido a cumplir con un arma en la mano. El discurso del odio da su fruto lógico, aunque no sea directamente ordenado.

En España también tenemos admiradores de Sarah Palin y sus doctrinas y métodos. También hay quien ha visto el modelo Tea Party como algo útil para desalojar al PSOE del poder. El que “movimientos” como Foro de la Familia, la AVT o Hazte Oír hayan organizado manifestaciones contra el gobierno, reivindicando políticas de extrema derecha, ha sido visto como el germen de un grupo de esas características en nuestro país. Curiosamente, el odio es también uno de los elementos comunes de las actividades que se generan de estos y otros grupos, apoyados por medios de comunicación que se han multiplicado gracias a las concesiones de televisión digital terrestre hechas a grupos afines al PP (Intereconomía, Esradio, Libertad Digital TV, Popular TV…). Hay quien habla del “TDT Party”, como común denominador de esta tendencia en España.

Grupos de extrema derecha españoles han salido a la calle con motivo del aborto (cuando no lo hicieron gobernando el PP, a pesar de que ya estaba despenalizado en determinados supuestos), en “defensa de la familia” (solo la única familia, cristiana, que aceptan, no los demás modelos de familia que hay en la sociedad), contra las “negociaciones del gobierno con terroristas” (pese a no haberse demostrado ninguna negociación e incluso estar ETA peor que nunca por la acción policial y judicial), contra el matrimonio entre homosexuales o la política educativa socialista, y llenan las misas-mitin de Rouco Varela y otros dirigentes eclesiásticos, llegando a portar pancartas de contenido amenazante y reveladoras de odio visceral, como aquella que pedía la pena de muerte para Zapatero. Estos grupos son, incluso, sospechosos de tener vínculos con grupos violentos, como el llamado El Yunque, originario de México, como ha denunciado El País. ¿Son estos los que aquí señalan con el dedo?. ¿Se lanzará algún iluminado o “perturbado” descontrolado a “cumplir con los designios” de odio, si no se adelantan las elecciones, como pide el PP y “su extrema derecha”?. No lo quiero ni pensar.

No debemos confiarnos. La izquierda española está en un mal momento, gracias a la crisis y sus errores a la hora de afrontarla. El PP está eufórico, esperando las elecciones para auparse al poder, después de que el gobierno de Zapatero le haga el “trabajo sucio” que ellos completarán, ufanos, culpando a los antecesores de los retrocesos sociales y del desmantelamiento del estado del bienestar. Nosotros no somos capaces de aglutinar a nuestros votantes para que defiendan con entusiasmo nuestros planteamientos, como sí lo consigue la derecha. Tenemos a la gente cabreada o decepcionada. Pero no podemos resignarnos y debemos re-formular el discurso y buscar salidas no ultra-liberales a la crisis, para concitar el entusiasmo, o al menos, la esperanza del electorado que se siente progresista. Para que no triunfe el lenguaje del odio. El futuro puede ser muy negro si desfallecemos.

Fuente: Celtibético

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: